ARREMETEN CONTRA REPORTERO *PANISTAS

Transmitía una protesta de inconformes por impago

Redacción 5M

Tijuana B.C.- El reportero Jorge Lozano fue agredido e impedido trabajar en la sede del panismo local, cuando cubría una manifestación de funcionarios de casilla a quienes les prometieron el pago de Mil Pesos y sólo les dieron 300 pesos.

Al primer golpe contra la humanidad del Reportero siguió el desorden: niños pequeños presentes estallaron en llanto asustados, los jaloneos seguían contra el colega en medio de un enlace en vivo de la manifestación en las oficinas del Comité Directivo del PAN en Tijuana.

Al Periodista, mejor conocido como “Radar”, no sólo lo insultaron y lo golpearon, sino que también le arrebataron su teléfono e instrumento de trabajo, impidiendo realizar su labor informativa al servicio de la comunidad que lo sigue a través de diversas plataformas digitales.

Los jaloneos, insultos y amenazas siguieron por varios minutos ante la vista de muchas personas, lo que encendió más los ánimos de los presentes, quienes por instantes se arremolinaron para frenar a la pareja de agresores violentos.

-“No me tomes fotos, quítamela, lo vuelves a hacer te voy a agarrar a madrazos ahorita… y usted deje de estar grabando” gritó con fiereza y la mirada encendida la mujer identificada como militante del Partido Acción Nacional.

“Es una ciudadana no la puedes grabar, no es funcionaria”, gritoneó por su parte el hombre enfurecido. Un pesado sujeto de barba cerrada y mal carácter.

“Yo soy Periodista”- “Me vale madres y tóma! (golpe)”
“Mi hermana te pidió que no la grabaras y lo seguiste haciendo…por mi no hay pedo, yo te regreso tu cámara pero borra a mi hermana simón? O te vuelvo a madrear”, vociferó el agresivo sujeto de nombre Samuel “Samy” Ángel Rosas Soto y la dama.

Ambos sujetos plenamente identificados como supuestos coordinadores de campaña del candidato perdedor a diputado local por el VIII Distrito Arnulfo Guerrero, regidor con licencia.

Decenas de personas molestas por lo ocurrido intentaron intervenir, pero ante los gritos intervinieron supuestos líderes del panismo local quienes prometieron hacer labor de mediadores para tratar de reducir la presión.

Jorge Lozano de 65 años de edad, recién recuperado de un problema de salud, daba seguimiento a varias quejas ciudadanas por abusos, malos tratos y vejaciones denunciadas por quienes fungieron como representantes de casilla a quienes al final se les engañó con el supuesto pago de Mil Pesos por toda la jornada.