Apoya la prensa internacional que remuevan al gobernador y al titular de la FGEBC

• Exigen que se sujeten a investigación sin sus investiduras oficiales.
• Repudian también el trato agresivo, ofensivo y humillante que Jaime Bonilla ha dado a reporteros y medios de comunicación de BC.

TIJUANA, 18 de julio de 2021.- El Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC), apoyan la solicitud de la periodista Lourdes Maldonado, de remover de sus cargos al gobernador de Baja California y al titular de la FGE.

En el texto de una nota publicada por el periodista Fernando Olivas Ortiz, del portal de noticias «Inter Continental Revista», destaca en sus últimos dos párrafos que apoyan la propuesta de Lourdes Maldonado, para que Jaime Bonilla Valdez y Juan Guillermo Ruiz Hernández se sujeten a investigación sin sus investiduras oficiales.

Jaime Bonilla, Guillermo «El Titi» Ruiz y demás funcionarios que resulten involucrados, son sujetos indiciados en la investigación que se les sigue por los delitos de corrupción, tráfico de influencias, abuso de autoridad y lo que resulte, denunciados por la periodista Lourdes Maldonado.

Fernando Olivas es miembro del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP) y manifiesta estar seguro de que la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC), los acompañarán como siempre, para que se respete el trabajo y los derechos de las y los periodistas de México.

En ese contexto refiere también el repudio que se ha ganado el gobernador Jaime Bonilla Valdez por el trato agresivo, ofensivo y humillante que ha dado a reporteros y medios de comunicación de Baja California, porque no comparten sus puntos de vista y malas acciones de gobierno.

Incluso, el reportero de Inter Continental Revista visualiza que: «todo indica que, cuando concluya su encargo Jaime Bonilla Valdez, se refugiará en el vecino país, por tener la ciudadanía, y poder transitar libremente a salvo de las autoridades mexicanas».

Es decir, ante la gravedad de los cargos que se le imputan al mandatario estatal, y por sus constantes ataques contra empresarios, a los que humilla diciéndoles que «chillan como puercos atorados en un cerco», entre una larga lista de agravios a los bajacalifornianos en general, no se descarta que Jaime Bonilla se vaya a refugiar a Estados Unidos.

Tampoco se soslaya que, «aunque también se habla de la cercanía que tiene con Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México», busque protecciones legales al estilo de lo más sucio y ruin de la política mexicana.

En su terquedad, Jaime Bonilla Valdez, de no aceptar hacer el pago de la indemnización correspondiente por el despido arbitrario de su ahora ex empleada de PSN, Lourdes Maldonado, incurrió en actos de corrupción, mediante abogados que encabeza el ahora Fiscal General del Estado de Baja California, Juan Guillermo Ruiz Hernández.

En esa red de corrupción estuvo involucrado el Presidente de la Junta de lo laboral, ahora denominado «Representante de Gobierno», el Lic. Mario Alberto Díaz Alcántar, a quien han ordenado ya pagar una multa por 8 mil 962 pesos, y se le sigue proceso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), con advertencia de ser removido y sujeto a proceso penal.

La orden es que se corrija el laudo laboral, que, desde un principio salió favorable a la periodista Lourdes Maldonado, y que, con maniobras burdas de los abogados y servidores públicos de la Junta laboral, se había cambiado.

Después de 8 años de litigios para demandar sus derechos laborales, la periodista Lourdes Maldonado denunció, con las evidencias pertinentes, al gobernador, al titular de la FGEBC, al Presidente de la Junta laboral (hoy Representante de Gobierno), y a todos los servidores públicos que se hayan involucrado, por los delitos de corrupción, tráfico de influencias, abuso de poder y lo que resulte.

Ahora cuenta, además, con el respaldo de la prensa internacional, que también lleva cuenta de los agravios del todavía gobernador Jaime Bonilla en contra de los periodistas locales, regionales y nacionales que lo critican, y especialmente, contra los periodistas independientes.