TODOS MERECEN CARCEL. NINGUNO DEBE ESCAPAR DE LA CORRUPCIÓN.

• FOX Y MARTHA; EL BRIAGO DE BOROLAS (CALDERON) Y EL SAQUEO DE PEÑA NIETO, CERRARON EL CIRCULO A LOS LADRONES OFICIALES.

– TODOS LOS EXPRESIDENTES DE MEXICO, SE BURLARON DEL PUEBLO. FOX Y MARTITA CON SUS FALSOS HIJOS SE ENRIQUECIERON. SAQUEARON TODO. CALDERON (ADORADOR DE BACO), ACEPTÓ COMPLICIDADES DEL NARCO.

– PEÑA NIETO, ROMPIÓ MOLDES, SU CORRUPCION CONTAGIÓ A TODOS.

Redacción 5M.-

Por: Nico Arce Mantri.

México cambia. No olvida el pasado y construye su futuro. El señalamiento de los desastrosos gobiernos del conservadurismo, encabezados por Carlos Salinas de Gortary, y continuados por Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto, no se pueden olvidar.

Han quedado registrados en la Historia y ni los mas recalcitrantes conservadores-neoliberales, los podrán borrar.

La recuperación del país ahora, es lenta, pero firme. Sin golpes de volante, pero, enderezando la dirección, dando cuidadosas vueltas, evitando baches políticos y socavones de la deshonestidad, para evitar caer en lo mismo.

El Gobierno de López Obrador, puede seguir siendo criticado por los adoloridos del pasado, pero la fortaleza del buen juicio y la razón, están con la autoridad de la cordura, la honradez a toda prueba y la recuperación, no solo de la economía, de la salud popular y de las principales empresas nacionales, basándose en la honestidad, la seriedad y la búsqueda constante del servicio al pueblo. Y ésto es lo que está haciendo el Gobierno Federal.

Pero… volviendo la mirada al desastroso pasado reciente, se debe decir que la torpeza, la deshonestidad y la desvergüenza continuó con el cambio de gobierno Federal, con el PAN y Vicente Fox Quezada, quien hizo mil promesas y nada cumplió.

Para empezar, eso de acabar con las tepocatas y las “víboras prietas” dentro del gobierno, NUNCA se realizó y se afirma que no podía atacar y exhibir a los ladrones oficiales, porque él se exponía a perder, la pensión millonaria que se le otorgaría al final de su sexenio. Y de ahí pa´ adelante, “se alineó”.

Le entró a todo y Martita les hizo todas las recomendaciones posibles, para favorecer a sus hijos, a sus hijastros y a toda su parentela.

De ranchero en quiebra, terminó con la propiedad de un rancho de lujo, convirtiendo tierras de siembra en un lugar de albergue de primera, con piscina, salones de conferencias, un despacho como el que tenía en Los Pinos y se está dando la gran vida.

Lo de los quince minutos “para arreglar el asunto del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional”, quedó en el olvido inmediatamente después de tomar posesión. Los asuntos no los arreglaba él, y para saber – según esto– que era lo que declaraba, había que esperar al día siguiente la versión especial de su traductor oficial, Rubén Aguilar Valenzuela, quien se encargaba de expresar con mas o menos claridad, “lo que el presidente quiso decir”, con los fabulosos juegos malabares verbales, que cambiaban, modificaban y explicaban a grandes rasgos, “lo que Fox había querido decir, pero que no dijo”.

La corrupción en el sexenio de Fox, no se sabe quién lo encabezó, pero todo indica que “Martita”, era la que siempre decía, la última palabra.

Con Fox, el país recibió – como nunca– las sumas mas elevadas, por la venta del petróleo mexicano, pero nunca se supo, en que se invirtieron. La pobreza creció, la estructura vial no mejoró y el dinero desapareció, pero los hijos falsos y los Sahagun, se convirtieron en millonarios.

CON CALDERON NOS FUE PEOR.
Y vino el cambio. Contra la voluntad del propio Vicente Fox, Felipe Calderón Hinojosa, buscó la candidatura panista y lo logró, aunque tuvo que entrar – encajuelado — a la Cámara de Diputados, para realizar el acto protocolario, de protesta.

Dicen las malas lenguas que ese mismo dia, Felipe brindó y brindó y brindó, teniendo que ser llevado a “su sagrado aposento, en estado burro”.

Se menciona que fue precisamente en ese estado, cuando decidió iniciar la guerra al narcotráfico. ¿Se imaginan? Por eso su brazo derecho de seguridad, Genaro García Luna, se aprovechó y por jugarle “al vivo”, ahora está encarcelado en Estados Unidos, controlado y aguantando la lengua, para no echar de cabeza a su protector y amigo, quien por cierto, gustaba de vestirse como militar, porque se sentía, JEFE ABSOLUTO DE INFLANTERIA.

PERO, PARA ACABARLA DE FREGAR, LLEGÓ PEÑA NIETO.

Después del adorador de Baco, llegó a la presidencia de la Republica, el mas ladrón de los ladrones de cuello blanco.

Enrique Peña Nieto, quien desde su primera visita a Estados Unidos para entrevistarse con Barak Obama, éste se sorprendió porque en lugar de plantear acciones gubernamentales para planear estrategias de colaboración y acuerdos para incrementar la economía, y el comercio entre los dos países, fue a ofrecer toda la colaboración que necesitaran los vecinos del norte, para aprovechar las riquezas naturales del país, abrir las puertas a la inversión norteamericana, en todas las líneas de producción, el control de la mano de obra barata de los mexicanos y la promesa firme y profunda de respetar todos los acuerdos comerciales que se ofrecieran, para satisfacer las ambiciones económicas que los empresarios e inversionistas estadounidenses, quisieran.

Dicen que Obama, no creía el ofrecimiento de Peña Nieto, pero que luego de conocer la única condición que le pedia, era, ser aceptado como triunfador inmediatamente, después del proceso electoral, y a cambio iba a tener todo, tanto por la Secretaría de Economía, como por la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Esa situación corrió como reguero de pólvora por todo el país y los priistas y panistas, se frotaron las manos. La economía, SU ECONOMIA personal y familiar, iba a crecer, a aumentar exponencialmente, casi sin trabajar.

Lo único que tenían que hacer, era, LEVANTAR LA MANO en la Cámara de Diputados, como en la de Senadores.

Y asi fue. Todos a robar. A cosechar la “fortuna esperada”. La suerte les había llegado. Todos celebraron.

Y cuando se dice TODOS, nos estamos refiriendo a TODOS los Secretarios de Estado, a los miembros del Gabinete, a los Directores y sub Directores de área, a los Gobernadores y sus respectivos colaboradores, a los Presidentes Municipales, a los regidores y a los Jefes de oficina.

Nomás imagínense. Mas de seis mil funcionarios formales, con sus ayudantes y familiares, sus “cuates” y compadres, los recomendados y aprovechados.
TODOS, que se entienda bien. TODOS, sueltos y a la arrebatinga. A robar se ha dicho. Que nadie diga nada.

Llegó López Obrador y ahora sí. A sufrir las consecuencias. A esconder lo robado. A cambiar de nombre las casas o terrenos comprados. A evitar – hasta donde se pueda — los escandalosos depósitos en bancos. A retirar los dineros y guardarlos en la caja fuerte.

Aparentar vivir como “clase media”. A guardar la compostura. Que nadie sepa. Que nadie diga. Que nadie hable. Porque la Unidad de Investigación Financiera de Santiago Nieto, en todo se mete, y todo turna a la Fiscalía General de la Republica de Alejandro Gertz Manero. Y, ninguno de los dos, perdona.

Por todo lo anterior, todos debemos votar el primero de agosto, para encarcelar – cuando menos – a esos ladrones que creyeron engañarnos y hasta ahora los está descubriendo oficialmente, el gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador.

VOTA POR EL SI. PARA ENCARCELAR A LOS LADRONES EN EL GOBIERNO. QUE CADA UNO, RECIBA LO QUE LA JUSTICIA DICTE. PUNTO.