EL MAL IMITADOR DEL GUASON, CARLOS ALAZRAKI, APOYA A LA 4T.

ENTREVISTA A PERIODISTAS CHAYOTEROS.

EXHIBIENDO A LOS PERIODISTAS AUTORES DE FAKE NEWS.

Por: Nico Arce Mantri

Tijuana, Baja California, 14 de Julio del 2021.- El dizque periodista o columnista de El Universal, Carlos Alazraky, calificado públicamente, como un mal imitador de El Guasón, se ha convertido en el mejor colaborador espontaneo de la 4T, al invitar a formar parte de su tendencioso programa de opinión, en las redes sociales, a periodistas, profesionales del chayote, escogidos, gente que simpatiza con su forma de pensar – profesionalmente hablando – para criticar en forma negativa a todo lo que hace o propone el actual gobierno federal, que encabeza el Presidente, Andrés Manuel López Obrador.


Sin embargo, éste pequeño, pequeñísimo e insignificante enano, mal remedo del Guasón, ni sus tendenciosos periodistas invitados, se han dado cuenta que Alazraky, está fortaleciendo su incipiente fama de periodista-de dos patas, a costillas de ellos, y sus famosos o desconocidos colaboradores, los que “invita” a desayunar, desenmascarando a muchos, que se dicen o decían, simpatizantes de la Cuarta Transformación.


Desde luego que quienes se decían o dijeron simpatizantes del cambio, en las primeras fechas del actual gobierno honrado de López Obrador, que inició con la campaña abierta del combate a la corrupción, a las influencias cupulares, a la evasión de impuestos, de la simulación oficial, de las dádivas o comisiones por la recomendación o apoyo para la adquisición de los medicamentos para las instituciones de salud y para la realización de la obra pública, han ido cambiando, mostrando su enorme hipocresía, desde que, dejaron de recibir las concesiones, los favores oficiales y la supresión de sus nombres en las nóminas gubernamentales, al considerar inicialmente, que su aparente buena voluntad, apoyando, o diciendo que apoyaban los cambios político-económicos del nuevo gobierno, les iba a permitir continuar, con la permanencia de los favores y “apoyos” en efectivo, que anteriormente el gobierno les otorgaba.


Un ejemplo muy claro de ese inesperado e imprevisto vuelco, es el que dió “el periodista calenturiento”, (insatisfecho sexual, de bigote húmedo), Ricardo Rocha, quien por una versión mal entendida o no suficientemente explicada, acudió a una de las primeras “mañaneras”, para afirmar que alguien – del gobierno — había hecho un mal señalamiento de su persona y hasta mencionó – para tratar de afirmar su relación cercana con el Presidente – que a uno de sus nietos recién nacido, le puso, como uno de sus nombres Andrés, por la amistad y simpatía que él tenía, con el actual primer mandatario.


Pero el mismo se contra-dijo al acudir a uno de los programas informativos de Alazraky, mostrando su verdadero rostro, al criticar las acciones económicas positivas y los programas de ayuda y apoyo social, establecidos por el actual gobierno federal.


Y ya lo ven, hasta Carmen Aristégui se dió la vuelta… Èsto, porque no soportó o no estuvo de acuerdo, en que se señalara a Emilio Zebadúa como parte importante del enorme desfalco en el proyecto de la Estafa Maestra, encabezada por Rosario Robles Berlanga, porque su único hijo, tiene el mismo nombre y apellido de ese, presunto delincuente.


Por cierto, la Aristegui, a quien ahora le dicen. “pan-istegui” — es también, al parecer – madre soltera. ¿Y que?. Zebadúa era un hombre de buen ver, vestía con discreta elegancia, se veía que ganaba bien y era un profesionista, aparentemente honrado.


Que le salió mal padre, desobligado, que se comió la torta y actuó muy alejado de su compromiso paternal, que olvidó sus promesas matrimoniales. ¡Bueno, ni modo!. La engañó… y muy su gusto…!!!


Pero finalmente Carmen Aristegui, conoció, verdaderamente conoció a Zebadúa, cuando a las primeras de cambio, éste traicionó a Rosario Robles, a la que dejó, literalmente, “colgada de la brocha” y dijo: “Lo de la Estafa Maestra. Yo no fuí”. Y metió su mano derecha a la bolsa del pantalón, encogiéndose de hombros.


Pero a pesar de esto, o precisamente por esto, el círculo de Alazraky se está cerrando, y el gesticulador, junto con los demás gesticuladores, se están asfixiando. Se están quedando solos. Sin seguidores. La gente, el pueblo de México, está asqueado. Identificando a todos. Uno por Uno, de los que están acudiendo a esa “invitación”, reveladora.


Porque Alazraky. NUNCA. ASI, NUNCA, va a invitar a su programa, o entrevistar, por ejemplo, a Álvaro Delgado, a Epigmenio Ibarra, a Alejandro Páez Varela, a Lorenzo Méyer, ni a ninguno de los muchos, auténticos periodistas, informadores profesionales de México, amigos y defensores del pueblo y, amantes de la construcción de una patria independiente, limpia, sin ladrones oficiales y oportunistas como todos los del PRI, del PAN y del PRD, que él, personalmente, apoya y lambisconéa.


Por cierto. A Alazraky se le compara – ahora — con Pedrito Solá. El de Ventaneando. No pregunten ¿porqué?. Porque, la respuesta no es por “sus aires de sabiduría”, verdad?


Pero puede ser, tal vez, por sus preguntas estúpidas, o sus intervenciones verbales alejadas, muy alejadas de los asuntos que están tratando de explicar sus invitados? Pero —-Sabe!!

Pobre de Solá. Aquí cabria la respuesta idiota de FOX. “Y yo porqué?”